La Vida Cristiana Plena

Encontramos en esta seccin un libro indito escrito por Nuestro Coordinador General, J. Franco Benedetto, que compendia en forma sencilla y accesible para el hombre y la mujer de hoy lo que significa la dimensin plena de la vida cristiana, tan minimizada y devaluada en nuestra poca, abarcando desde la concepcin integral de la misma hasta su culminacin. Este libro representa la apoyatura doctrinal de la parte introductoria del Programa de la Escuela, tal como se explica en Quienes Somos.

La Vida Cristiana PlenaBajar archivo la_vida_cristiana_plena.pdf

Introduccin.

Primera Parte: El Origen de la Vida Cristiana.
   Captulo I: El Propsito de Dios para el hombre.
   Captulo II: El Cumplimiento del Propsito de Dios.
   Captulo III: Dios no abandona al hombre - El Antiguo Testamento.
   Captulo IV: La Salvacin por Jesucristo.

Segunda Parte: Fundamentos De La Vida Cristiana Plena.
   Captulo I: La Redencion Objetiva Y Subjetiva.
   Captulo II: Los Efectos De La Gracia Santificante.
   Captulo III: La Accion De La Razon En El Hombre.
   Captulo IV: La Accion De La Gracia En El Hombre.
   Captulo V: La Santidad En La Tierra.
   Captulo VI: La Gloria En El Cielo.
   Captulo VII: Los Fenomenos Misticos Extraordinarios.

Tercera Parte: Los Medios De Crecimiento De La Vida Cristiana Plena.
   Captulo I: La Faceta Negativa Del Crecimiento Espiritual.
   Captulo II: El Crecimiento Por Los Sacramentos Cristianos.
   Captulo III: El Crecimiento Por El Merito Y La Oracion.
   Captulo IV: El Papel De La Virgen Maria En La Santificacion De Los Hombres.
   Captulo V: La Devocion Al Sagrado Corazon De Jesus Como Medio De Santificacion.

Cuarta Parte: El Desarrollo De La Vida Cristiana Plena.
   Capitulo I: La Vida Esritual Al Modo Humano.
   Capitulo II: La Vida Espiritual Al Modo Divino.

Introduccin

La Vida Cristiana Plena

El mundo de hoy se encuentra invadido y sumergido en numerossimas fuentes de informacin y conocimiento, que llueven sobre el hombre desde todos los medios de informacin masiva, como la televisin con canales especializados en todo tipo de temas, videos y DVD sobre lo que se quiera, diarios y revistas generales y orientados a temas particulares, as como libros en papel y digitales, el surtido que ofrece Internet a quienes navegan all desde su computadora, y tambin con universidades, colegios, academias, cursos, escuelas y asociaciones que ensean y forman a quienes concurren en ciencias y temas imaginables e inimaginables.

Sin embargo, a pesar de todo esto, la mayora de las personas permanece ignorante y muy desinformada respecto a un tema supuestamente tan extendido como es la religin y la espiritualidad cristiana, o, ms concretamente y para que no haya interpretaciones errneas, respecto a la esencia de la espiritualidad catlica.

No es que falte informacin en este campo, sino que es abundantsima, ya que en cuanto a temas de la religin catlica tenemos una proliferacin de material acumulado en los veinte siglos de su existencia realmente apabullante. Pero, cuando enfocamos la realidad prctica, visible y comprobable de cul es el conocimiento que existe sobre lo que conforma en su parte medular, en su sustancia ms ntima al cristianismo, tanto entre los catlicos como los que no lo son, ya sea que pertenezcan a otras denominaciones cristianas o pseudo-cristianas, o a cualquier otra religin, constatamos que la visin es muy vaga, que los conocimientos son elementales y muy difusos, y que, en general, las ideas que se poseen se encuentran distorsionadas y deformadas por elementos extraos.

Se ha ido llegando, poco a poco, a la clsica visin de los rboles, sin ver el bosque. Se ven rboles distintos en su forma, el detalle de sus hojas y frutos, se sabe como es su funcionamiento vital, cuanto viven, etc., pero son tantos, uno al lado del otro, que se van mezclando y difuminando sus caractersticas propias, y, de hecho, se ha perdido totalmente de vista el bosque entero, su ubicacin, su forma general, su utilidad.

El aspecto principal de esta situacin, que se sigue agravando con el tiempo, es que se ha ido perdiendo casi completamente la nocin del hecho capital del cristianismo: es una vida, una manera de vivir, nueva y distinta a la vida natural que el hombre posee desde su venida al mundo, porque es una vida sobrenatural injertada por Dios mismo en el hombre. Es lo que constituye la Vida Cristiana Plena.

Mientras se mire al cristianismo solamente como una religin ms, con un fundador, con ciertos principios filosficos y de sabidura, con normas de vida moral que implican mandamientos y preceptos a seguir y prohibiciones a cumplir, con un culto determinado que practican sus adherentes, con una clase jerrquica que forma una institucin llamada Iglesia, nada se habr entendido respecto al hecho asombroso y desconcertante para la mente humana de que el cristianismo es una nueva vida, completamente distinta en cuanto a su desenvolvimiento y su objetivo final, y que lo constituye en una religin nica y distinta a las dems religiones existentes en el mundo, las cuales, sin embargo, "buscan, en sombras e imgenes, al Dios desconocido". (1)

Este hecho generalizado trae consecuencias lamentables; por una parte, una inmensa mayora de los fieles dentro de la Iglesia Catlica, poco y nada hace para vivir la vida cristiana plena, porque desconoce sus principios vitales y sufre el conocido adagio que "no se puede desear lo que no se conoce", por lo que normalmente se quedan viviendo su religin con una adhesin mas o menos externa, sin que realmente puedan avanzar en la transformacin de su vida natural y racional en una vida sobrenatural y espiritual. Esta situacin alcanza tambin en cierta medida al clero y a las rdenes religiosas.

Por otra parte, aquellos que no son catlicos, no tienen posibilidad, por ignorancia, de apreciar en su verdadera y justa magnitud lo que significa la vida cristiana plena, y quedan como marginados de lo que se podra llamar una accin evangelizadora con fundamentos concretos, ya que quienes tienen la vocacin de dar a conocer el cristianismo tampoco los tienen.

El Papa Juan Pablo II, al final de su magnfico y recordado pontificado, plante esta problemtica con mucha valenta, en estas frases de densidad elocuente: "Sera un contrasentido contentarse con una vida mediocre, vivida segn una tica minimalista y una religiosidad superficial Es el momento de proponer de nuevo a todos este alto grado de la vida cristiana ordinaria" (2) (El Papa se est refiriendo a la vida de santidad, definida por el Concilio Vaticano II como "plenitud de la vida cristiana" (3) )

Si tambin miramos alrededor nuestro en este mundo, vamos a constatar lo que todos sabemos, pero que nos cuesta explicar el origen: hay injusticia social, pocos que disfrutan de las riquezas y de los avances tecnolgicos y muchos que no alcanzan a tener lo mnimo necesario para subsistir dignamente como seres humanos; hay por doquier guerras, guerrillas y acciones terroristas sin fronteras, amparadas por odios raciales y religiosos muchas veces ancestrales, o por obscuros intereses polticos y econmicos, que generan muerte, dolor y sufrimiento, en gran parte en inocentes del todo ajenos a las razones en juego; la desintegracin del orden social, especialmente en todo lo basado en la familia, es un hecho creciente, y cada vez aumenta ms el nmero de los que se automarginan de la sociedad en que viven, a travs de la violencia, el alcohol y la droga, la pertenencia a crculos subterrneos de todo tipo.

Cmo se explica esta pendiente que parece inclinarse cada vez ms? Yo propongo una razn bsica: ya muy pocos en el mundo viven la Vida Cristiana Plena, por lo que no puede casi notarse la influencia de la misma en la sociedad contempornea.
As encontramos grandes muchedumbres perdidas e ignorantes del "por qu" de su existencia y la finalidad de sus vidas, que no pueden explicar en funcin de lo que perciben del mundo que las rodea.

El drama actual es que el hombre ha perdido de vista por ignorancia el fin para el cual existe y por el cual ha sido creado por Dios, y, de hecho, tambin desconoce el medio para lograrlo, que es vivir la Vida Cristiana Plena.
Todos los que inventan y desarrollan elementos destinados al uso de las personas saben que solamente tienen valor si sirven para cumplir el fin, el objetivo para el cual fueron diseados y producidos. Si no cumplen esto, ya sea porque han sido mal desarrollados, o porque no se pueden usar porque no se entiende su funcionamiento, tienen un nico destino: ser tirados a la basura.

El hombre ha sido creado por Dios con un fin absolutamente claro, y han sido dispuestos por su Creador todos los medios y auxilios que necesita para cumplir acabadamente con ese fin; pero cuando todo esto se desconoce, entonces se comienza a distorsionar todo en la vida del hombre, y aparecen los cuestionamientos y dudas respecto a Dios mismo: Existe Dios realmente? Cmo puede ser que si hay un Dios tan bueno y poderoso como dicen haya tanto mal y sufrimiento en la tierra?
Frente a todo lo expuesto, surge el sentido de este libro, que es el de tratar de presentar, en primer lugar a los fieles catlicos, y, luego, a todos aquellos que fuera de la Iglesia quieran conocer el tema, en una forma sencilla y accesible para el hombre y la mujer de hoy, lo que significa la dimensin plena de la Vida Cristiana, tan minimizada y devaluada en nuestra poca, desde una concepcin integral de la misma hasta su mxima culminacin.

Bajo ningn punto de vista quiero afirmar que esto no se puede encontrar dentro de la riqueza de la literatura catlica y de sus distintas instituciones de enseanza especializada; pero s lo que quiero decir, basado en mi propia experiencia y en la de cientos de personas con las que he tenido que trabajar en la enseanza de estos temas, es que no est fcilmente accesible para aquel fiel que quisiera vivir ms profundamente su religin catlica, pero que no dispone ni de tiempo, ni de medios, o quizs de la formacin adecuada para encararlo. La ventaja que tiene este libro es la de que es la resultante de ms de doce aos de preparar y dar enseanzas de formacin espiritual a grupos de personas laicas catlicas, por lo que recoge temas llevados oralmente a la comprensin de auditorios de fieles no especializados, y que en general viven la problemtica de desinformacin que comentaba al principio.

Por esta razn tengo la esperanza de poder lograr acceder a la comprensin de muchos lectores que quizs nunca han abordado estos temas en la literatura especializada, o, si lo han intentado, es posible que encontraran demasiadas dificultades por lo que no siguieron adelante en su intento. Por otra parte se incluye en esta Pgina la Seccin "Seleccin de textos espirituales" donde se podr profundizar en la riqueza de la Iglesia Catlica sobre estos temas.

Implica entonces que a partir de la lectura de este libro se puede comenzar a vivir una vida cristiana ms completa? La respuesta clara es: no.
La finalidad es otra: se trata de hacer descubrir en qu consiste la Vida Cristiana Plena, aunque difcilmente se podr entender con claridad, pero s lo suficiente como para despertar el deseo sincero, y hasta apremiante, de querer vivirla.
En la Pgina de la "Escuela de Oracin y Crecimiento Espiritual" se encontrarn indicaciones prcticas para el que quiera encarar su vivencia.
Pero al menos quisiera que el lector se asome a ese mundo nuevo y fantstico de la Vida Cristiana Plena, y que tome conciencia que todo ser humano est capacitado para vivirla, si en su libertad decide hacerlo. Pero solamente podr elegir lo que conoce, y este escrito aspira a lograr ese fin.

Sern solamente el Espritu Santo, a travs de su accin de Maestro interior, la Misericordia del Padre, la gracia de Nuestro Seor Jesucristo y la poderosa y maternal intercesin de la Santsima Virgen Mara quienes harn posible el cumplimiento de este propsito.

Referencias a la Introduccin:

(1): "Lumen Gentium" N 16.
(2): Carta Apostlica "Novo millenio ineunte", N 31.
(3): "Lumen Gentium" N 40.

[ Arriba ]
Contempladores
Copyright � 2008 - Contempladores - Todos los derechos reservados | Sitio Dise�ado por Sitetools